Ramón Ares: La obligación de estar a la vanguardia

En estos momentos en los que la tecnología está evolucionando a un ritmo frenético es obligado estar a la vanguardia de la innovación. Atrás quedaron los tiempos en los que la implantación de una solución TI duraba meses o años. Hoy el negocio pide las soluciones para mañana. Y no es metáfora.

Esta velocidad, que también tiene reflejo en una sociedad que incorpora la tecnología a su vida diaria personal y profesional, exige estar siempre alerta de nuevas soluciones, aplicaciones y servicios. Y también exige conocer las necesidades de los clientes, que son la gasolina de nuestra actividad.

Los proveedores de servicios IT tenemos como principal herramienta la especialización, sin la cual no sabríamos dar una respuesta específica a los desafíos del negocio de nuestros clientes, porque éstos ya no son estándares. Entregar personas, clásico modelo de negocio de servicios, no es válido. Hay que proporcionar el talento y la experiencia de equipos de trabajo comprometidos.

Nos dirigimos a un modelo en el que debemos conseguir la eficiencia propia de la industrialización de procesos y la personalización que proporciona el modelo de trabajo artesanal.

Para conseguirlo, nuestro modelo contiene los siguientes ingredientes:

– apostar por reclutar y retener un equipo cualificado y profesional;

establecer relaciones de confianza con los principales fabricantes porque sus productos son importantes para nuestros clientes;

– apostar por la certificación y la normalización como garantías para alcanzar la excelencia;

– repensar nuestros servicios y soluciones permanentemente; apostar por la innovación.

– convertirnos en un miembro más del equipo de nuestros clientes;

– conocer a nuestros clientes para entender bien dónde somos útiles;

apostar por la promoción del talento mediante acuerdos con instituciones, organismos y entidades de ámbito público y privado;

– usar activamente la comunicación bidireccional con nuestros empleados, con el mercado, con nuestros colaboradores, …

Ozona nació hace dieciséis años con la especialización como seña de identidad.

Hoy, más que nunca, seguimos pensando que el camino es el mismo, pero que debemos actualizar permanentemente el vehículo. No hay que esperar a que las cosas sucedan, hay que formar parte del cambio. 

Ramón Ares

CEO