Álvaro González: Empacho de Nubes

Alberto tenía un lío en la cabeza muy serio. Él era un administrador de IT de toda la vida donde la palabra mainframe no le resultaba rara ni ajena. Pero para él, la evolución y conocer las nuevas tendencias eran parte de su día a día. Una mañana podía venir con una sonrisa diciendo que la hiperconvergencia y los sistemas “composable” eran el nuevo presente y otra hablando de redes WAN definidas por software. Los problemas venían con la sobredosis de nubes. No podía asumir la cantidad ingente de proveedores, fabricantes, integradores y gigantes tecnológicos que se estaban dedicando a ello y que se posicionaban como la mejor, la de mayor rendimiento, la más estable y la que más abarataba los costes de TI.

Alberto no sabía qué hacer, cada vez que comenzaba a estudiar estrategias de nube privada, nube pública e hibridación volvía a casa como había empezado. Su CIO quería hacer crecer el negocio de forma ágil y suministrar un nuevo servicio sin tener sobredimensionada su plataforma. Para ello, le pedía a Alberto que tenían que irse a la nube para abaratar costes y, además, poder crecer en recursos de un día para otro. Por eso, le propuso contratar a un prestigioso consultor externo que supiera moverse por los nuevos modelos de data center como si fueran su hogar.

El lunes el Señor DUOZO se reunió con Alberto y le alertó de la preocupación del CIO por el inmovilismo de los últimos trimestres, donde habían perdido competitividad y las empresas de su sector le habían pasado por la izquierda con una IT más moderna y adaptada al continuo cambio. Alberto sintió una fuerte presión.

Al día siguiente, llegó el Señor DUOZO a primera hora para evangelizar a Alberto de cómo podían comenzar a dar los primeros pasos en el universo Cloud.

– Alberto, cuando vais a renovar una infraestructura o montar un nuevo servicio, ¿sabéis los requisitos exactos para hacerlo?

– No, realizamos una estimación y estudiamos el mercado.

– Entonces, construís una arquitectura hardware basada en unas premisas inexactas.

– Bueno, lo normal es que acabemos sobredimensionando para cumplir con las exigencias y así poder afrontar nuevos servicios en el futuro. Pero eso no se lo digas al CIO.

– Pero esos sobrecostes son un lastre para tu departamento y como necesites ser ágil no lo consigues.

Alberto sabía que era una realidad todo lo que decía el consultor, pero cuando había intentado conocer algo sobre las ofertas de nubes se había vuelto loco y no tenía referencias.

-Sr. DUOZO, ¿hacia dónde tenemos que ir?

– Lo importante es comenzar haciendo un assessment en profundidad. Todo lo que quieres renovar y todas las posibilidades que te da el mercado. Ahí analizaremos los costes de trasladar determinadas cargas en AWS, Azure, Softlayer y otros proveedores locales que pueden ser necesarios para cumplir normativas y LOPD. Con el informe que arroja este assessment, podremos tener mucho más claro los costes y las posibilidades de alojar las cargas.

Ahora viene una parte importante, el análisis de las aplicaciones y dónde estará el backend. Eso nos lleva además a las comunicaciones, el análisis previo nos indicará si es mejor disponer de unas conexiones dedicadas o no en función del tráfico generado.

– Empiezo a ver la luz, ahora…¿cómo paso las cargas y gestiono todo?

– Muy fácil, para toda la parte que tengas virtualizada hay herramientas para migrar cargas de diferentes hipervisores a la nube. Además, los propios fabricantes de virtualización son capaces de gestionar de forma centralizada cargas híbridas, es decir, máquinas virtuales alojadas en nubes públicas y otras alojadas en tu nube privada.

– Señor DUOZO, me ha abierto los ojos. Ahora tendré que buscar a alguna empresa que me ayude con el assessment y con los pasos de cargas.

Busca en mi nombre y hallarás.

 

Álvaro González Gallego

Director Zona Centro Ozona Tech.