Palabra de moda: Hiperconvergencia

Hoy en día, la mayor parte de la gente que nos rodea, conoce palabras como Cloud o Transformación digital. Parece que se ponen de moda, pero no es así, han llegado para quedarse y son conceptos de alta complejidad – en gran medida, por la tecnología asociada para llevarlas a cabo. Hiperconvergencia es otra solución que ha llegado para quedarse:

Una HCI la conforman un servidor virtualizado, SDN y SDS.

HCI (Infraestructura HiperConvergente), SDS (Almacenamiento Definido por Software) y SDN (Red Definida por Software)

Una traducción sencilla sería que la hiperconvergencia consiste en combinar los servidores, red y almacenamiento necesarios en cualquier infraestructura y controlarlos como un solo dispositivo, mediante software. De otra forma, si metemos en una caja el hardware necesario para tener CPU, memoria RAM y Gigas de espacio en disco y podemos controlarlo todo como un conjunto de recursos a nuestra disposición, esa es la hiperconvergencia. Sus ventajas son claras:

– Al tratarse de una única pieza de infraestructura, desde la administración hasta las ampliaciones, pasando por el soporte son mucho más fáciles que con un modelo en que cada capa tenía una consola, un soporte diferente al que llamar y unas ampliaciones que no eran fáciles de encajar sin que algo fuera mal.

– Las máquinas virtuales: al ser una tecnología ya concebida para la virtualización, todo está orientando a la creación, control y disponibilidad de las VM, de tal forma, que cualquier servicio que pueda correr en una de ellas será fácil de copiar, replicar, ampliar, darle alta disponibilidad, crearlo o destruirlo y esto es clave en la agilidad empresarial hoy en día.

– En la parte de rendimiento y aprovechamiento que se consigue del hardware, desde el principio se utilizan en cada una de sus partes los avances que más aportan al mundo virtual: discos de estado sólido para leer y escribir en tiempos inimaginables con los discos de rotación tradicionales, CPUs con núcleos pensados para soportar VM, etc.

Casos de uso de hiperconvergencia:

Abrir o modernizar sedes remotas. Al no disponer de personal de IT destinado y no contar con un CPD dedicado, la hiperconvergencia aporta gestión unificada de todas las partes de forma remota, protege los datos en local y los replica contra la central.  La sede funcionará tan bien como la central. Los clientes han visto reducidos los costes de arranque y mantenimiento y han aumentado su agilidad.

Puesto de trabajo virtual. Son los proyectos que más rápido han adoptado la tecnología puesto que sus beneficios son muy directos. Incluir más escritorios con menos hardware; ampliar por nodos de forma simétrica creciendo a la par en CPU, memoria y disco; evitar sobredimensionar un recurso y quedándote corto en el otro; y gran agilidad clonando, haciendo copias de seguridad y restaurando los escritorios.

Consolidación del CPD. En este apartado se incluyen los clientes que debían ahorrar espacio por temas de negocio, los que tenían problemas para refrigerar la gran cantidad de máquinas y cabinas con las que contaban; o los que pagaban por espacio en hosting a precios elevados y decidieron optar por HCI  para conseguir ratios de reducción hasta 10:1.

En Ozona estamos trabajando con  SimpliVity de HPE en nuestra experiencia y en la de los clientes y el mercado que, habitualmente, tienen más razón que cualquier firma multinacional de análisis, es la solución de mayor potencial e implantamos en nuestros clientes.