Backup para Kubernetes: dando respuesta a una necesidad creciente

La nueva solución K10 de Veeam Software representa un punto de inflexión en las aplicaciones de backup dando un paso más allá y contemplando los entornos creados con microservicios y Kubernetes. Ozona Tech aporta su experiencia y especialización del área de innovación a la estrecha relación con Veeam y a la calidad de sus soluciones.

A raíz de la compra de la compañía Kasten por parte de Veeam Software, el fabricante estadounidense experto en protección de datos amplía su portfolio con una solución más flexible que da respuesta a unas necesidades específicas que las herramientas tradicionales no cubren. Ozona Tech, por su parte, ya ha incluido en su portfolio de Backup as a service esta nueva protección para Kubernetes.

De esta forma, se aúna la experiencia y vanguardia de los sistemas de backup de Veeam, la solución específica para Kubernetes K10 y el nuevo equipo de Ozona Tech especializado en Desarrollo y DevOps. Se proporciona así una nueva capa de valor al cliente en la protección de su información.

Un camino de innovación

Veeam es actualmente la compañía líder en EMEA en soluciones de backup de datos y la tercera en el mundo. El 83% de las empresas pertenecientes a la lista Fortune 500 confían la protección de sus datos a este fabricante que dispone actualmente de más de 400.000 clientes en todo el mundo.

Creada en 2006, desde sus inicios sus soluciones se han centrado en abordar aspectos que otras aplicaciones no solventaban. En 2008 crearon su primer producto, centrado en virtualización, y que daba solución a necesidades de protección específicas que las herramientas legacy no cubrían, puesto que no era satisfactorio proteger entornos virtuales, como si fueran físicos. Desde 2012 extienden esta capacidad a todo lo que rodea el datacenter y desde 2018 la compañía se embarca en el Cloud Data Management, para acompañar a las empresas en su camino hacia los distintos entornos de nube.

Más allá del backup y la recuperación

Para este fabricante, una de las premisas es que los datos deben ser independientes de la plataforma en la que corren, por lo que las herramientas de protección de datos deben dar libertad a las compañías en el movimiento de las cargas hacia los distintos entornos. La adquisición de Kasten les permite incorporar la protección de cargas nativas en cloud.

Kubernetes es la próxima ola de infraestructura: el impacto que tienen los contenedores, tanto en infraestructura pública como privada la sitúan como una nueva tecnología disruptiva. Los contenedores potencian la cloud nativa y, a pesar de que ahora mismo muchas empresas se encuentran en una primera fase de implantación donde los retos están en la provisión de los microservicios, la expectativa es que las implantaciones tengan un ritmo de crecimiento exponencial.

Tanto es así que se espera que en los próximos tres años se construyan más aplicaciones que en los 40 anteriores. Según Gartner, el 75% de la empresas utilizarán aplicativos en ejecución con contenedores. Todo esto hace imprescindible contar con la protección de esos aplicativos stateful que gestionan datos.

Entre las ventajas de los Kubernetes están la portabilidad en la nube, la mejora de la productividad de los desarrolladores, el ahorro de costes, una mayor disponibilidad, un menor tiempo de implementación y la mejora de la escalabilidad. Sin embargo, no está exento de desafíos, hay que hacer frente a: nuevos perfiles, nuevos ecosistemas y autoservicios; la protección de datos; un backup nativo de Kubernetes y Disaster Recovery; y a una mayor simplicidad, clave para escalar operaciones.

¿Por qué no funcionan los sistemas habituales de backup? Hay distintas situaciones:

  • El aplicativo de Kubernetes está distribuido en distintos entornos.
  • Es un entorno dinámico donde las aplicaciones, los tiempos de desarrollo y los cambios son constantes.
  • Los distintos microservicios se despliegan en diferentes puntos.
  • La transición a microservicios aumenta las escalas por 100.
  • Las soluciones basadas en Máquinas Virtuales pierden visibilidad de las aplicaciones en la introducción de Kubernetes: ninguna máquina virtual tiene una aplicación completa y el 95% de los componentes de la aplicación son recursos y no están en disco.

Sin embargo, tienen las mismas necesidades de protección:

    • recuperar una aplicación fallida, una aplicación o contenedores con errores en una ubicación alternativa;
    • migrar aplicaciones para el ciclo de vida o el desarrollo de la infraestructura;
    • optimizar las implementaciones consolidando la infraestructura;
    • proteger las aplicaciones con un SLA definido;
    • independizar las aplicaciones de la infraestructura (on premise, cloud).

Interfaz sencillo, integración con las plataformas de Veeam

Las soluciones de Veeam enfocadas en microservicios contemplan la aplicación como una unidad operativa de copia para realizar la captura completa de aplicaciones y operaciones coordinadas, mediante la abstracción de la infraestructura subyacente.

K10 aporta un paso de producción más rápido, un interfaz sencillo de backup y un proceso de recuperación orientado a entornos de microservicios y contenedores, utilizando APIS específicas, habilitando la portabilidad de aplicaciones y funcionalidades de Disaster Recovery. Sin olvidar, la automatización, la facilidad de uso o la seguridad de extremo a extremo. Nos encontramos ante una solución sencilla de instalar y configurar que permite un backup completo.

Para más información: soluciones@ozona.es