Cómo hay que afrontar tecnológicamente el teletrabajo

Cuando llega un imprevisto y hay que poner en marcha planes de contingencia con el foco en el teletrabajo, estar preparado para poder desplegar un entorno de ModernWorkplace de forma ágil y segura es imprescindible. Tengamos en cuenta que teletrabajar no es solo usar un portátil o el ordenador de casa para las labores que hacemos de forma habitual en la oficina.

El teletrabajo, tecnológicamente hablando, es poder tener una experiencia de usuario idéntica a la que se tiene sentado en un puesto de trabajo físico, aunque se esté en cualquier otra ubicación. A pesar de que es una medida que garantiza la continuidad en momentos de contingencia, no todas las compañías hoy en día pueden hacer frente al teletrabajo de sus empleados con las máximas garantías de seguridad y accesibilidad.

Por ello, hay que asegurar que en el dispositivo que se utilice, ya sea propio o el que pone a disposición la empresa, estén accesibles todas las aplicaciones y herramientas que se manejen de forma diaria para trabajar.

En ese entorno, hay que dotar al usuario de herramientas que faciliten su acceso a la información y a las aplicaciones core, pero también proporcionarle aplicaciones colaborativas que hagan que el impacto de teletrabajar sea mínimo, como comunicaciones unificadas de voz y chat, herramientas para compartir documentos o para poder hacer reuniones online.

Otro aspecto fundamental es que este entorno de teletrabajo debería poderse activar muy rápidamente, permitiendo, en la medida de lo posible, utilizar los recursos físicos ya disponibles en las compañías, (PCs físicos, catálogo de aplicaciones, herramientas corporativas y de negocio, etc.).

Para más información: soluciones@ozona.es