Entrevista a Marcos Paredes, CTO de Ozona: “Retirarte duele más que cualquier otra cosa” (Parte 2)

Y como lo prometido es deuda, aquí está la segunda parte de la entrevista a Marcos Paredes, CTO de Ozona, que nos habla de las carreras MTB de gran resistencia y su equipo Ozona Non Stop:

– Cuáles son los próximos retos de Ozona Non Stop

Lo que nos mueve cada día a entrenar serán dos retos. A finales de mayo competiremos en la Epic Race Pontevedra, una prueba Non Stop durísima de 550 km y 15.000 metros de desnivel. Llegamos a esta tercera edición tras ganar hace dos años y haber hecho segundos en 2018 y esto nos lleva a tener ganas de volver a luchar por la victoria. Y luego, el gran reto es la Madrid-Lisboa Non Stop en categoría SOLO con un límite de 54 horas.

– Cómo es una carrera de estas características

Las carreras Non Stop – como en el automovilismo las 24 horas de Daytona – son pruebas por etapas donde hay una serie de corredores y unos puntos de control donde te puedes cambiar con tu compañero.

Suele haber equipos de dos, tres, cuatro ciclistas y en solitario. De dos ya es un gran reto porque llegas tú y sale tu compañero. Y lo que es dormir, descansar y comer, durante 40 o 50 horas, que es lo que suele durar la prueba, tiene bastantes limitaciones. Así es como abordaremos la Epic Race Pontevedra, pero la Madrid – Lisboa Non Stop la haremos en solitario. Saldremos de Madrid y llegaremos a Lisboa habiendo recorrido individualmente los 780 km.

– Cuál ha sido el momento más complicado

Hablando de frío, el peor día no ha sido en invierno, sino a finales del mes de junio en una prueba de carretera – la Quebrantahuesos, en Pirineos – , ya se preveía lluvia y tiempo fresco, pero empezó a llover mucho ya desde la salida y llegamos a la cima del primer puerto con 3 grados en pleno mes de junio. Empapado, 3 grados y 40 km de bajada posterior, muy mal.

Y en los 10.000 de El Soplao llevaba desajustada la altura del sillín y de las 10 horas que tardamos estuve cuatro horas con dolores de espalda terribles y parando cada 15 minutos.

La más dura anímicamente fue tener que abandonar el reto de la Madrid-Lisboa en solitario el año pasado. Es una decisión muy difícil de tomar, pero analizando racionalmente las cosas, era la decisión acertada.

– Cómo una experiencia así se puede aplicar con el trabajo del día a día

Es la famosa resiliencia. Al final es importante tener claro el objetivo y por lo que estás luchando o compitiendo. Y, de nuevo, tanto en la Quebrantahuesos, como en el Soplao las circunstancias eran muy adversas, pero el objetivo era llegar y era alcanzable. En la Madrid – Lisboa las circunstancias nos llevaron a una situación donde el objetivo no era alcanzable y tomamos la mejor decisión de abandonar. Al día siguiente ya estábamos analizando lo que había pasado y nos marcamos el propósito de corregirlo y este año, por supuesto, volveremos a intentarlo.