Marcos Paredes: La ley de Moore

La ley de Moore viene a decir que cada 2 años se duplica el número de transistores en un microprocesador. Esta fuerza es la que ha venido empujando las capacidades de procesamiento desde que existen los ordenadores.
Toda esa capacidad de proceso ha permitido todo el desarrollo tecnológico, económico y social de las últimas décadas hasta llegar a nuestros días donde todos llevamos en el bolsillo capacidades de proceso inimaginables hace solo 10 años, con cientos de aplicaciones y con capacidad de acceder a gigas de información desde cualquier lugar.

En Ozona hemos crecido mucho en los 2 últimos años. Mantener los principios de Especialización, Creatividad y Excelencia requiere un esfuerzo directamente proporcional al tamaño de la compañía. Por eso hemos creado el Area de Soluciones de Ozona Tecnología.

Esta área tiene un doble objetivo:

• Evaluar y seleccionar para nuestros clientes las mejores tecnologías en el mundo de la virtualización del datacenter, desktop y movilidad: Para ello establecemos mecanismos para obtener feedback interno del equipo técnico, comercial, externo de fabricantes e incluso de clientes mediante jornadas específicas de formación de alto nivel y debates sobre tecnologías y soluciones aplicadas al negocio.
• Definir nuevos servicios que permitan estar más proximos apoyando a nuestros clientes. La tecnología evoluciona muy rápido y debemos ayudar y colaborar en el reto que la gestión del cambio que esto supone en las compañías.

Como ejemplo de esta orientación al cliente está la definición del servicio de VCS donde trabajamos mano a mano con el cliente para mantener en óptimas condiciones su servicio, nos encargamos de resolver las incidencias que surjan, de probar las nuevas funcionalidades que sean interesantes para su negocio y de evolucionar las plataformas a nuevas versiones. En definitiva, estar con el cliente y ser uno más de su IT.

En lo que respecta a nuevas tecnologías, destacan las herramientas de gestión de dispositivos móviles (MDM, MAM, MCM) que devuelven el control y la seguridad que la consumerización había puesto en jaque. Una nueva manera de trabajar es posible, donde los dispositivos no sean una barrera y donde lo realmente importante (aplicaciones e información) estén protegidos mientras los usuarios consumen también aplicaciones de ocio y redes sociales fuera de su ámbito laboral.

La apuesta de Ozona para el futuro: Estar más cerca y dar más valor a nuestros clientes

Marcos Paredes
CTO