Servicios Gestionados: operativa diaria, reducción de incidencias y evolución tecnológica

Disponer de acceso continuado a soluciones avanzadas, actualizadas e innovadoras es crucial para garantizar la agilidad, seguridad y rendimiento esenciales para los niveles de competitividad que requiere el mercado actual. Por ello, cada vez más empresas recurren a los Servicios Gestionados (SSGG). Lo estamos viendo de manera significativa en estos momentos con el auge de las plataformas de teletrabajo.

Las compañías aprovechan todo lo mencionado anteriormente, sin afrontar los problemas de la complejidad tecnológica, los largos plazos de puesta en marcha, la disponibilidad de todos los recursos necesarios y los costes asociados con su propia administración.

Los SSGG se encargan de gestionar, operar y proteger el entorno de TI de las empresas (en outsourcing total o parcial) y son realizados por especialistas que tienen el conocimiento de las tecnologías y de las necesidades del cliente. El objetivo es que las infraestructuras tecnológicas proporcionen sus servicios con el nivel de rendimiento adecuado y de forma continua.

Además, las empresas cuentan con un socio especializado para mantener su negocio siempre seguro y operativo y pueden “liberar” sus talentos y habilidades internas para otras actividades prioritarias y estratégicas más vinculadas a su negocio.

Podemos agrupar sus beneficios en:

  • Calidad Continua: operación día a día de las infraestructuras tecnológicas que soportan los procesos de negocio, incluyendo las plataformas de teletrabajo. Los equipos de Servicios Gestionados se adaptan con flexibilidad a la demanda y proporcionan en cada momento los recursos adecuados según la necesidad, garantizando la satisfacción de los usuarios y proporcionando una buena calidad de servicio de manera continua.
  • Reducción de incidencias: se mantiene perfectamente “engrasada” la infraestructura TI. Los SSGG proporcionan el tiempo de respuesta adecuado, así como servicios en horario extendido, si son necesarios. Tienen la mejor respuesta posible y se reduce sensiblemente la aparición de problemas, puesto que las incidencias se resuelven tras un análisis raíz de la causa que las provoca.
  • Actualización Tecnológica: el área de Servicios Gestionados realiza el soporte evolutivo, puesto que dispone del conocimiento de las tecnologías y de las necesidades de la empresa. Además, se ponen al servicio del negocio nuevas funcionalidades en cuanto están disponibles, permitiendo aprovechar antes las ventajas competitivas. Se garantiza la actualización tecnológica.
  • Rentabilidad: los SSGG se consumen en formato pago por uso, sin requerir inversiones. Y se reduce entre un 25% y un 50% el coste de administración de infraestructuras.

 

No todas las empresas pueden seguir de manera independiente el fuerte ritmo de los avances tecnológicos. La mayoría no pueden abordar las inversiones necesarias, que son importantes, y que no siempre garantizan un retorno en plazos razonables. En otros muchos casos, la organización  no está preparada para afrontar el reto a nivel estructural.

Sin embargo, siempre son necesarios los beneficios de la tecnología. Y más aun cuando los competidores cuentan ya con ellos.