Webinar Teletrabajo 2.0: siete lecciones en nueve meses

Hace nueve meses, la llegada de la pandemia y el confinamiento forzoso llevó a las compañías a poner en marcha despliegues de teletrabajo de forma urgente y, en muchos casos, de manera improvisada. Desde entonces hemos trabajado codo con codo con muchos clientes y también hemos aprendido mucho de ellos. Tanto, que hemos extraído varias lecciones muy útiles.

Para compartir este conocimiento, organizamos esta semana una sesión webinar, a la que denominamos Teletrabajo 2.0, porque consideramos que ya estamos en la versión siguiente de aquel teletrabajo, ya lejano, de mediados de marzo. En esta sesión online hemos contado cómo ha sido el tránsito desde una solución de contingencia a otra, más madura, con visión de largo plazo.

El CTO de Ozona Tech, Marcos Paredes y el especialista en Transformación Digital José Miguel Casal, desarrollaron un contenido que permitió conocer qué se hizo, cómo y porqué, para conseguir dar ese salto.

De la urgencia a la seguridad y a la experiencia de usuario

Marcos Paredes ha explicado con ejemplos y casos reales lo sucedido en esas primeras semanas de confinamiento, donde la urgencia de la continuidad de negocio marcó el paso del Teletrabajo: despliegue de puestos de trabajo en remoto fuera como fuera y de manera inmediata; uso intensivo de herramientas colaborativas sin orden ni control; desabastecimiento de equipos y dispositivos móviles; y, lamentablemente, importante incremento de los ciberataques, con éxito en demasiados casos.

Esta nueva fase solo supone un paso más en el nivel de madurez de las estrategias de teletrabajo. Se han producido algunos cambios fundamentales: ahora las prioridades son la Seguridad y la Experiencia de Usuario.

Además, estamos en época de incertidumbre económica. Variabilizar costes es la mejor opción. Las soluciones en pago por uso requieren menos esfuerzo para su puesta en marcha y se usan de manera flexible.

Por otro lado, aprovechamos mucho mejor los recursos: maximizamos la capacidad en remoto de los equipos trabajo con herramientas colaborativas, ahora ya bien aprovechadas y gestionadas por la organización.

Solucionamos los retos del BYOD, donde hay dispositivos que escapan al control de la compañía que exigen marcar ciertas reglas: no dar acceso a protocolos vulnerables, no abrir VPN’s; no mapear las unidades locales; o no confiar toda la identificación al (ya inútil) método de usuario-contraseña.

Hay que establecer protocolos de navegación segura; simplificar y automatizar tareas; disponer de 2FA (autenticación de doble factor); soluciones de gestión de identidades; establecer puntos únicos de acceso y SSO; asegurar la recuperación de los datos y no olvidar la regla del 3-2-1 (tres copias del dato, mínimo en dos soportes diferentes y uno fuera de la red).

Las empresas están optando por poner en marcha políticas corporativas de dispositivos cliente para esta nueva manera de trabajar. Hay que analizar el entorno de cada compañía para seleccionar el mejor dispositivo para cada escenario: Thin Client, Chromebook, Portátil, Móvil/Tablet, BYOD, ….

Con el dispositivo fuera de la zona de control físico de la compañía, se hace necesario realizar una observación, registro y análisis de los procesos que corren en los dispositivos para, conociendo lo que ocurre en ellos, poder garantizar la mejor experiencia de usuario en teletrabajo y poder aplicar políticas preventivas de seguridad.

Para resolver estas últimas cuestiones, José Miguel Casal fue el encargado de mostrar las capacidades de Overa Activity, fruto de la unión de la especialización en el puesto de trabajo de Ozona Tech y del trabajo de su área de Desarrollo de Soluciones.

Overa Activity es la solución para la analítica inteligente del puesto de trabajo que permite, entre otras funcionalidades: evaluar la analítica de los puestos de trabajo por empresas, departamentos y funciones; controlar de forma automática el inicio y fin de actividad; monitorizar dispositivos corporativos o analizar la actividad de los usuarios e identificar y clasificar aplicaciones no productivas.